Regístrate
 

¿Olvidaste tu contraseña?

Login Facebook
Regresar

ecoagente


Preocupante situación de Puerto Rico, HURACANES y el Calentamiento global
Por Alice M. Arroyo Juliá
Colegio San José Superior, Caguas
Periodismo Escolar

Puerto Rico se encuentra en una situación preocupante debido a que los huracanes pueden aumentar su intensidad en cualquier momento.  Existen varios factores y teorías respecto al calentamiento global pero no se descarta que sea una de las causas para que aumente dicha intensidad.  Se sabe que a medida que el cambio climático vaya erosionando incrementarán las lluvias globales y sus patrones y aumentarán los elementos atmosféricos.  Pero, el conflicto por el cambio climático no es una amenaza menor que surgirá en los próximos años sino que ya está entre nosotros.

“Existen dos teorías sobre el calentamiento global y la frecuencia e intensidad de los huracanes: una que el calentamiento global y la intensidad de los huracanes no tienen relación, y otra que sí existe relación porque es lógico que al aumentar las temperaturas, las aguas de los océanos se calientan y de este modo aumenta la intensidad y frecuencia de los huracanes”, declaró el Sr. Israel Matos, Director del Servicio Meteorológico de Puerto Rico e Islas Vírgenes.

“Puerto Rico posee varios factores para recibir un huracán de una fuerte intensidad: primero, Puerto Rico se encuentra en la carretera de los huracanes; segundo, se encuentra en el área tropical del Caribe; y tercero Puerto Rico se encuentra al oeste del Océano Atlántico, donde se desarrollan los huracanes”, manifestó Israel Matos.

La primera teoría nos dice que los cambios medioambientales no sugieren un aumento en la actividad de huracanes del Atlántico para el siglo XXI.  Los estudios al respecto continúan, pero no se puede descifrar el futuro climático para Puerto Rico.  Los resultados de estos modelos ofrecen información, pero no a largo plazo.  Los modelos que intentan predecir ocurrencia de huracanes arrojan resultados preocupantes: habrá tormentas categoría tres y cuatro para Puerto Rico.  La mayoría de los expertos suponen que aún es muy temprano para predecir qué tan intensos serán los huracanes para Puerto Rico, pero la validez de los registros puede predecir la fuerza del huracán.

Los huracanes se originan en los mares tropicales porque en ellos se combinan tres circunstancias: una temperatura elevada de las aguas, una gran humedad en el ambiente y el cambio de las condiciones atmosféricas.  Otra de las circunstancias sería la elevación del nivel de las aguas de los océanos, pero no es tan importante como las anteriores.  Los resultados de los estudios no permiten concretar la intensidad de los huracanes ni las zonas más afectadas.  Estos son indicios preocupantes para Puerto Rico.

Actualmente, las pruebas confirman la teoría de la relación entre el calentamiento global, el aumento de los gases de invernadero y los fenómenos meteorológicos.  Las evidencias sugieren la vinculación entre el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera y el calentamiento global que ha causado los últimos fenómenos.  Además, la relación entre el clima tropical de Puerto Rico y los gases de invernadero es particularmente crucial debido a que es el resultado de la energía y la intensidad de los huracanes. 

Otro de los factores para el aumento de la intensidad de los huracanes es el aumento de la temperatura de los océanos, especialmente el Océano Atlántico, que es donde nacen las tormentas tropicales que azotan a Puerto Rico.  La relación entre la ocurrencia de huracanes más intensos y el aumento de la temperatura del mar parece bastante lógica: los huracanes tropicales nacen sobre los océanos, cuando las masas de aire toman calor de las aguas superficiales. Mientras, la relación entre el clima tropical y los gases de invernadero es particularmente crucial porque las regiones tropicales reciben la mayor proporción de calor de la luz solar. Parece razonable pensar que para Puerto Rico existiendo más calor disponible haya también más huracanes con intensidad alta.

Basándose en ambas teorías y la situación preocupante para Puerto Rico, el Sr. Israel Matos aseguró que se continúan realizando estudios porque se cree que es más valida la teoría de que no existe relación entre el calentamiento global y los huracanes.

Un enorme huracán que toque tierra en una zona altamente poblada y situada en una región por debajo del nivel del mar, es lo que le espera a Puerto Rico si continúa el aumento del calentamiento global y el gobierno no toma las medidas necesarias para prepararse para el futuro.  La conexión clave se encuentra entre la temperatura superficial del mar y la energía de los huracanes.  Es probable, que el calentamiento global ya está haciendo de los huracanes los más destructivos.  Pero se sabe que los cambios en la fuerza y en la dirección del viento con la altura, inhiben el desarrollo de la estructura muy organizada que es necesaria para que se forme un huracán en Puerto Rico. 

Finalmente, las fuertes energías de los huracanes son el agua cálida y la inestabilidad baja de la atmósfera, factores que posee Puerto Rico.

La frecuencia de los huracanes se puede tornar más fuerte, como pueden alcanzar categoría cinco a medida que aumente la temperatura superficial del mar.  Las estadísticas se centran en las tendencias de las tormentas con vientos máximos y cambios en la presión central mínima para el incremento en las intensidades del huracán.

“No se descarta que cada vez que pasa el tiempo, la probabilidad de recibir un huracán categoría cuatro o cinco es mayor, pero es importante saber que Puerto Rico no ha experimentado la experiencia de un cambio climático drástico pero se espera que el gobierno se encuentre preparado”, finalizó.

Podemos concluir que es más importante aprender algo para el futuro, para poder ayudar a reducir el riesgo de futuras tragedias para la isla.  A pesar de que las acciones humanas tienen influencias en el clima, la probabilidad de que el calentamiento global haga a los huracanes peor en el futuro es máxima.  Es importante alertar a los líderes para que tomen acciones urgentes y resolutivas para prevenir la catastrófica desestabilización del clima en Puerto Rico.  Se trata de una mayor comprensión de los estudios, a medida que pasa el tiempo y recordar que solucionar el problema del calentamiento global es tarea de todos.