Regístrate
 

¿Olvidaste tu contraseña?

Login Facebook
Regresar

ecoagente


Realidad que consume a nuestra isla
Por: Stellmary´s López Oseguera y Giovanna M. Camacho
Escuela Superior Margarita Janer Palacios, Guaynabo.
Periodismo Escolar

    Puerto Rico: Isla Bella. Isla del Encanto. ¿Pero será cierto que ésta es, como los elogios reiteran, una isla de belleza, una isla de encanto? ¿O será acaso que nuestra isla es una fachada, una máscara, que esconde nuestra cruda realidad?
   
    Preguntas como éstas fueron planteadas al momento de escribir este reportaje especial sobre el reciclaje de gomas y aceite y los problemas que estos programas enfrentan día tras día.

    Los neúmaticos, montañas de sintética monstruosidad; erguidos en su imponente desfachatez cual monumentos representativos de la irresponsabilidad gubernamental; aceite: recogido, comprimido, entregado… y no pagado. Realidades como éstas son las que viven a diario cientos y cientos de gomeros y recicladores de aceite alrededor de la
Isla.

    Pero esto no debería ser así: La ley núm. 171 de Manejo de Neúmaticos se creó para fomentar el reciclaje y el mercado de gomas desechadas imponiendo un cargo a importadores y fabricantes de $1.65 por cada neumático, todo esto con el propósito de que se establezca un modo de procesamiento adecuado en el que las gomas sean recicladas y/o reusadas de una forma efectiva.  De igual forma, la ley núm. 172, artículo 8, establece que los vendedores de aceite al detal deben cobrar $1.00 de depósito por cada cuarto de galón vendido todo con el propósito de evitar la disposición inadecuada de tan nocivo líquido, el cual muchas veces es lanzado a los cuerpos de agua produciendo contaminaciones masivas y sumamente dañinas para nuestro ecosistema. Tenemos las leyes, pero, ¿por qué éstas no han solucionado los innumerables problemas de recolección de neumáticos y pago de aceite usado que en estos momentos aquejan a nuestra sociedad? ¿Qué se está haciendo?
   
    Existen varias teorías al respecto: en el tema específico de las gomas, el gobierno alega que existen problemas más importantes que resolver, además de que evaden constantemente el tema argumentando que las leyes ya de por sí se encuentran estipuladas y que un fondo de 5 millones ha sido asignado para resolver el problema, pero que debido a las graves circunstancias económicas por las que nuestro país atraviesa en estos momentos.

    Las empresas privadas están conscientes del problema, y muchas se regodean al tener entre sus manos la clave para acabar con éste. Una de ellas recomienda quemar las gomas en hornos especializados con tal de producir asfalto. Esta opción plantea reducir el costo del mismo a un precio mucho más accesible para el consumidor, además de que plantea un porcentaje de ganancia jugoso para la empresa que lo lleve a cabo. No obstante, este proyecto no se ha podido realizar, principalmente, por la oposición de los grupos ecologistas los cuales alegan que la quema de neumáticos constituye un grave riesgo de contaminación ambiental.

    Por otra parte, los ecologistas, como el distinguido activista Juan Rosario, plantean que el problema es principalmente del gobierno, el cual no muestra suficiente interés por promover el reciclaje en la isla y sólo impulsa la creación, utilización y desecho inmediato de los productos utilizados. De igual forma, plantean que los fondos delegados para el recogido de neumáticos fueron utilizados en otros proyectos de mayor importancia en esos momentos. En cuanto a las opciones que ofrecen las ramas privadas, los ecologistas alegan que es imposible quemar gomas sin producir algún tipo de contaminación y que es impredecible la cantidad de daño que una acción como esa puede causar en nuestro ya de por sí afectado ambiente. Además de que, más que querer ayudar al ambiente, estas empresas sólo buscan aumentar sus ganancias. Lo que recomienda el ecologista es cambiar la perspectiva de lo que nosotros los puertorriqueños conceptualizamos como basura, reciclaje, etc; considerar las ideas que han dado resultado en otros países y crear soluciones propias, para así, poder hacer un cambio. Pensar en la basura no como algo inservible, sino como algo que los seres humanos podemos transformar a nuestro favor. Y sobre todo es esencial luchar y hacernos oír, elevar nuestras voces a favor de los derechos de conservación ambiental.

Comentarios


Orlando L Negron Viernes, 6 de Enero de 2012 La Basura es basura solo si la mezclamos, si simplemente separamos, tenemos materiales-productos que podemos reinsertar a la produccion evitando extraer material virgen (justicia generacional). asi no tienes ni que enterrar ni quemar.Con relacion a las gomas, lo primero es prohibir la importacion de gomas usadas que terminan en corto tiempo en los vertederos. Busca la solucion: Basura Cero o Zero Waste