Regístrate
 

¿Olvidaste tu contraseña?

Login Facebook
Regresar

producto


Opción pura para el cuidado de tu piel

Gracias al uso de ingredientes naturales y a un minucioso proceso de elaboración, los jabones artesanales son una opción más pura y beneficiosa para el cuidado de nuestra piel.

Si alguien puede dar fe de ese cuidado en el proceso de elaboración es la empresaria Marisabel Román, quien junto a su socia, Lucy Cintrón, crearon De Hojas, negocio dedicado a la elaboración de productos naturales confeccionados con ingredientes agrícolas locales.

“Es una combinación entre lo natural y fomentar la industria agrícola en todos los términos… lo mío es hacer cosas distintas con los productos agrícolas, explica Marisabel, quien ya lleva tres años al frente de esta iniciativa.

Entre la diversidad de productos naturales que ofrecen, sobresalen sus famosos jabones de los que cuentan con sobre 40 alternativas de ingredientes como café, coco, mangó, eucalipto, calabaza, sándalo y papaya, entre otros. De hecho, los de papaya figuran entre los más solicitados por sus grandes beneficios, entre los que destaca que es un regenerador natural para la piel. No obstante, todos tienen algo en común, vitamina E y leche de cabra como base principal.

Como parte del esfuerzo para fomentar el consumo de productos naturales locales, se trabaja con una red de contactos de agro-empresarios de los que se adquieren ingredientes 100% naturales y frescos para la confección de los productos. La artesana asegura que, contrario a otros jabones naturales que son a base de algún aceite con olor a esa fruta o pedazos de ella deshidratada, los De Hojas son a base del jugo recién extraído de frutas adquiridas aquí. Igualmente, la miel proviene de industrias puertorriqueñas. “Ese es el secreto del éxito de nuestra empresa”, asegura.

De otra parte, destaca que sus jabones se elaboran siguiendo el proceso de saponificación, que mayormente es utilizado en la elaboración de productos europeos y consiste en la separación de los ácidos grasos de la glicerina.

Según relata la artesana, el proceso de confección -desde su inicio, curación y hasta la venta- tarda aproximadamente 30 días. “Este es el tiempo que el producto requiere para estar en optimas condiciones para ser utilizado. Hay que tener en cuenta que al aplicarte un jabón artesanal que no está curado en su totalidad nos exponemos a reacciones alérgicas en la piel”, explica.

Además de los jabones, la empresaria se ha lanzado también a la fabricación de cremas para pieles sensitivas, bálsamos para piel extremadamente seca, exfoliadores para el rostro y el cuerpo a base de miel, ungüentos de cera de abeja, alcoholado con malagueta, mirra y lavanda. “También tenemos una interesante línea de mascarillas que le permite al cliente personalizarla en su casa con sus ingredientes favoritos”, explica.

La preservación de la salud y del ambiente es la motivación principal para la creación de esta microempresa, productos hechos en casa libres de residuos tóxicos, aditivos y conservantes.

Para más información, puede comunicarse con Marisabel Román al (787) 409-1589.